Comparte este artículo:

Torta negra de Jueves Santo

 La torta negra de Jueves Santo se comía, como su nombre los indica, el Jueves Santo en la tarde, antes de ayunar durante todo el viernes. Como sus ingredientes son panela, arroz molido, mantequilla, ajonjolí, maní tostado molido, ishpingo, huevos, entre otros, era una preparación contundente para aguantar el ayuno.

Se servía en 1830 y esta costumbre se ha ido perdiendo. Sin embargo, la Fundación Municipal Turismo para Cuenca hizo un rescate de sabores de Semana Santa y esta delicia gastronómica resucitó y espera ser un bocado obligado durante esta fecha de reflexión.

Esta torta es una de las recetas más antiguas que constan en el libro de la cuencana Eulalia Vintimilla, quien fue reconocida por sus publicaciones gastronómicas.