EXPERIENCIAS

RUTA DEL ORIGEN DEL CHOCOLATE

Ecuador ofrece al mundo una Ruta Turística en torno al cacao, donde los visitantes pueden ser testigos de las labores manuales que se llevan a cabo a fin de alcanzar la mejor calidad en un producto cuyo valor está intrínseco en su genética, pero que sin la mano de ese agricultor de rostro tostado por el sol y pasión por su tierra, no sería posible.

Así también, el chocolate de Ecuador es conocido por ser uno de los mejores del mundo. Los chocolateros del país han ganado reconocimientos cada vez mayores en los últimos años con sus barras, premiadas por sus sabores y aromas sorprendentes.

Es así que, el recorrido está tematizado en torno al cacao fino de aroma, e incluye dos circuitos: Amazonía y Costa.

El recorrido por Amazonía inicia en la ciudad de Quito donde se pueden encontrar variedad de chocolates artesanales conjugados con los atractivos culturales de la ciudad, para luego avanzar a Papallacta ubicado entre el páramo andino y las estribaciones de la cordillera amzónica donde se puede disfrutar de un tratamiento de spa a base de chocolate; además de visitar ciudades Amazónicas como Archidona, Tena y Misahualli donde se pueden visitar comunidades indígenas que nos brindan sus conocimientos ancestrales sobre el manejo de la «chakras», plantaciones agrícolas donde han sembrado cacao al que transforman en chocolate de forma artesanal, proceso en el que los visitantes pueden formar parte.

El recorrido por la Costa del Pacífico inicia en  la ciudad de Guayaquil donde se puede visitar el Museo del Cacao y del Chocolate, además de  fincas y haciendas tradicionales de Vinces y Naranjal, donde conocer de cerca el proceso de producción del cacao, en medio de senderos que atraviesan las vastas plantaciones y los frutos que guardan con recelo la “pepa de oro” que luego de su cultivo, secado y molido se transformará en un delicioso chocolate.

Experimentar estas rutas es, por tanto, adentrarse en la historia, tradiciones, belleza natural, cultural y sabores, no solo del más exquisito chocolate del mundo, sino también de un territorio único.

CHOCOLATE ANCESTRAL

Como en cualquier proceso de cata interviene primero la vista, en donde se puede apreciar un brillo sobre el chocolate para mostrar su calidad. Además del tono oscuro, la cobertura del chocolate debe ser lisa, lo que muestra que los azúcares se han compactado bien.

En todo el país el cacao retoma con gran impulso su importancia, por lo que cada vez es más común identificar plantaciones que mediante investigación y tecnología han optimizado su producción, al igual que la inversión en fábricas que elaboran derivados de cacao para exportación. Y por supuesto, la creación de barras de exquisito chocolate elaborado con cacao fino de aroma en muchos casos con cacao orgánico. Actualmente se han identificado más de 25 marcas que se exportan a alrededor de 30 países.

El cacao se impone en todos los sectores productivos incluido turismo ya que se ha combinado con la recreación y el descanso, por ejemplo la oferta de tratamientos de spa con el uso  de chocolate por sus propiedades nutritivas y antioxidantes para la piel  y el efecto relajante contra el estrés; hasta la visita a Centros de Turismo Comunitario de la Amazonía donde se puede aprender de los saberes ancestrales de las comunidades indígenas de la zona, al recorrer por la selva hasta llegar a plantaciones de cacao «chakras», donde se puede apreciar el proceso de siembra y posterior transformación del cacao en chocolate artesanal, en el que los visitantes pueden elaborar su propio chocolate.

CATA DE CHOCOLATE

Como en cualquier proceso de cata interviene primero la vista, en donde se puede apreciar un brillo sobre el chocolate para mostrar su calidad. Además del tono oscuro, la cobertura del chocolate debe ser lisa, lo que muestra que los azúcares se han compactado bien.

Luego sigue el aroma, que se puede percibir tan solo acercándose a las barras. Pero para aislar el olor se puede tomar el pedazo entre las dos manos, tapando la una a la otra, con el pedazo en medio. Se acercan las manos a la nariz para apreciar a través de pequeñas aspiraciones. El sonido -al romper la barra- debe ser claro, preciso y fuerte. Un ‘crack’ permite saber que el chocolate se produjo de manera correcta. Otra forma de percibir distintas características del chocolate es ingerirlo con la nariz tapada y dejarlo diluir en la boca mientras se deja entrar un poco de aire para que se pueda distinguir más detalladamente otros aromas y sabores que tenga el chocolate.

COMIDAS Y MENÚS

Las recetas de las más prestigiosas marcas nacionales han sido desarrolladas, en su mayor parte, mediante estudios o experiencias internacionales, aunque sin descuidar la innovación. De esta manera, han surgido novedosas combinaciones, sabores y aromas, que dotan al producto final de un valor diferenciado y una presentación agradable al consumidor.

Muchos de estos productos se combinan con otros frutos exóticos, como ají, uvilla, mortiños, banana, café, guayaba, polvo de jengibre o ishpingo, ofreciendo al paladar extraordinarias experiencias. De este modo, los granos del cacao fino de aroma se convierten en creaciones únicas al combinarse con otros ingredientes.

Actualmente, el chocolate ha ganado terreno dentro de la gastronomía ecuatoriana, que aprovecha este delicioso producto para enriquecer sus recetas y brindar un sabor sin igual a quienes se animan a probarlas. En Ecuador, el oficio del chocolatero está surgiendo gracias al interés de algunos chefs que promueven la investigación y son ellos quienes se encargan de imaginar y dar vida a magníficas creaciones culinarias; dominan texturas, técnicas y sobre todo sabores.